Otros Post

Postre Canario prehispánico. Cuajada de higos.


Cuajada de higos
El día 30 de Mayo se conmemora la primera sesión del parlamento, bajo el nombre de Día de Canarias, pero que nada tiene que ver con los sentimiento identitario del pueblo Canario.
No me voy a meter con el genocidio y posterior colonialismo al que fue sometida la tierra Canaria (pueblo y recursos), solo me voy a centrar en un postre que he querido que se asemeje lo mas posible a lo que podían comer los antiguos Canarios antes de la conquista.
En esta tierra y en esa época los recursos vegetales y animales eran muy diferentes a los del continente. Según todos los estudios que he ido recopilando en estas ultimas semanas para ceñirme estrictamente a aquella realidad, al día de hoy solo se ha demostrado que su base de alimentación estaba basada en cereales (trigo y cebada), en derivados lácteos caprinos, y frutos como higos, frutos de pinos, de las palmeras, bicácaros, madroños y el mocán, además de pescados, ovejas y cerdos.
Basándome en la Tesis doctoral de Jacob Morales, la golosina de los antiguos Canarios eran los higos. Por eso esta receta los tiene como ingrediente principal.
Cuajada de Higos
He querido usar la técnicas de las que ellos disponían, por tanto, ni batidoras, ni química, ni azúcar, ni aromas sintéticos, ni moldes ni siquiera varillas para mezlcar.
El cuajado de la leche está hecho de forma natural exclusivamente con el higo, que suelta el látex que junto a las encimas naturales de los higos la transforma en una textura cremosa.  Le incorporo las Támbaras (dátiles, fruto de la palmera)  y los piñones que tostaban igual que lo hacían con los cereales para hacer el gofio. En ese momento era de trigo porque no olvidemos que el millo (maíz) vendría con el descubrimiento de America.
Y para decorar, como dice el lema de este blog, debía ser una flor comestible, tenía que ser obligatoriamente una flor de Bicácaro considerada por muchos Canarios como la flor nacional de las Islas. Además de ser el primer endemismo que se catalogó en el Archipiélago, pero como no estamos en temporada de flores, pues le puse como testigo, uno de sus frutos.
Postre Canario
Si quieres alguna receta con este fruto Canario te recomiendo la mermelada del  blog de Irmina El Zurrón de los postres.
Evidentemente la presentación es actual, no me atreví siquiera a intentar emular sus mesas.
Como pone en la presentación del blog, soy sincera con las recetas y confieso que siendo la receta mas sencilla que hice en mi vida ha sido la que mayor numero de fracasos he tenido, hasta que logré que cuajara. No se cual es realmente el problema, pero han sido cinco intentos: Tener en cuenta que la leche sea entera no desnatada, ni semi desnatada. Y que los higos no sean de esos que llevan meses en las neveras de los importadores porque no reaccionan igual y no lograrás que cuaje,  pero tampoco recién cogidos del árbol porque demasiado látex convierte la leche en queso sobre la marcha, la temperatura de la leche, si era de cabra o de vaca...sinceramente me dio bastante la lata,  pero soy bastante insistente y al final logré que saliese, pero han sido tantas las variantes que no se como lo hacían los pobres Canarios de hace siglos.
Después de terminarla voy y me encuentro una receta marroquí donde  hacen algo muy parecido, pero con azúcar y azahar además de nueces y otros frutos secos, lo que añade mas datos a las teorías que dicen que los antiguos Canarios procedían del norte de África, y por cierto asegura que la hacen sin problema o incluso con higos secos, yo de verdad que no termino de creerlo, por pura experiencia.
Cuajada de Higos
INGREDIENTES todos a ojo
  • Higos frescos
  • Leche 
  • Dátiles de la palmera canaria
  • Piñones
  • Gofio
  • Miel de palma
  • Gofio 
  • Bicácaro 
PREPARACIÓN
  1. Cortamos en lascas finas los higos, poniéndolos en el fondo del recipiente.
  2. Calentamos la leche hasta que esté tibia, a mas o menos 37º
  3. Vertemos encima de los higos y dejamos atemperar antes de meter en la nevera donde cuajará en pocas horas.
  4. Mejor dejarlo toda la noche.
  5. Tostamos unos piñones al fuego, sin aceite ni nada.
  6. Decoramos nuestra cuajada con mas higos en trozos, los dátiles, los piñones y un chorrito chico de miel de palma y en este caso con un bicácaro.
  7. Aparte servimos con un poco de gofio para aquellos que quieran espolvorearlo por encima.
Cuajada de higos

Flor de la manzanilla

Manzanilla

Todos hemos tomado alguna vez de niños una manzanilla para un dolor de estómago y quizás por eso me cuesta verla como una bonita flor comestible, sin querer la asocio a una planta para cunado uno está enfermo, pero eso ha dejado de ser así para mi desde que la probé en la cocina.
Con flores  muy parecidas a las margaritas, pero mas pequeñas. Se pueden utilizar frescas o secas y hacen un buen té en particular, que sabe vagamente como las manzanas.
  • En la cocina, es ideal para  espolvorear los pétalos en ensaladas y sopas, pero puedes innovar con ellas en cualquier otro plato. Yo la probé infusionndola en leche para elaborar luego esa leche en un bizcocho con miel y quedó con una aroma estupendo. Es una planta comestible, pero solos los pétalos serán agradables para masticar y muy sana con las mismas propiedades que tiene la cabeza de flor y que todos conocemos por su uso en multitud de patologías.
  • En el huerto, imprescindible por el poder de atracción hacia las abejas papel fundamental en la polinización de las hortalizas, frutales y resto de planta. Atrae a todo tipo de insectos que controlan las poblaciones de insectos que perjudican a las plantas. De esta forma el cultivo de manzanilla ayuda a prevenir y controlar la aparición de plagas.
Nuestras recetas con manzanilla

Tarta de Plátano, piña, coco y nueces

Con flores cometibles.
Que si le llaman tarta colibrí, en otros sitios la encuentras como tarta hummingbird, yo prefiero decir que es una tarta de plátano, piña, nueces y coco, y punto.
Llevaba mucho intentando probarla, pero nunca veía la ocasión porque en mi casa normalmente todo el mundo opina y pide un sabor concreto.
En este caso la homenajeada es mi madre. Mi madre no opina, no puede opinar, hace tiempo que no puede decir nada,  solo me mira, sin que yo sepa siquiera a quién ve en mi. Pero su cara se ilumina ante sabores ricos y novedosos, como si esa parte del cajón de sus recuerdos siguiera repleta de ácidos, dulces, amargos, canela, nuez moscada, vainilla, pimentón o azafrán.
La tarta del día de la madre tenía que tener un poco de todos esos sabores, para ver si así lograba recordar algún momento donde saboreó cada uno de ellos. ¡Al menos, eso quise creer yo mientras la elegía!
Apenas tenía un par de horas para hacerla. ¡Tengo suerte, repaso y veo que tengo todo en casa, así que manos a la obra!. Y la decoración  la decidiría el jardín que cultivo con todo cariño sin ningún tipo de químicos. Me asomo y hay florecidos un buen manojo de crisantemos que son comestibles, de color púrpura. ¡Perfectos para ella, su color favorito, entre lila, violeta y ciclamen!
¿Sobre la tarta?...casi me había olvidado ¡Adictiva! sinceramente está muy rica, es húmeda pero esponjosa, yo repetí un trozo detrás de otro sin dejar pasar ni dos minutos entre pedazos. Te la recomiendo, prueba a comerla despacio, paladeando y saboreando cada bocado para que descubras todos los aromas de frutas tropicales, canela, vainilla y nueces.

INGREDIENTES para tarta de 20 cm.
Para el bizcocho:
  • 50 gr. de nueces
  • 170 gr. de piña al natural escurrida mas o menos 5 rodajas
  • 220 gr. de 3 plátanos aplastados
  • 2 huevos grandes
  • 100 gr. de azúcar
  • 100 gr. de azúcar moreno
  • 130 gr. de aceite de oliva suave o aceite de girasol
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 50 gr. de coco rallado
  • 230 gr. de harina de repostería
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • ¼ cucharadita de sal
Ingredientes para la crema de queso:
  • 200 gr de queso philadelphia
  • 100 gr de mantequilla
  • 300 gr de azúcar glas
  • 1 cucharadita  de extracto de vainilla
Tarta colibrí. Plátano, piña, coco y nueces

PREPARACIÓN: Yo usé thermomix.
  1. Precalentamos el horno a 180º. Engrasamos con mantequilla 2 moldes desmoldables de 20 cm. o uno solo y luego abrimos el bizcocho en dos capas. Reservamos.
  2. Picamos las nueces  programamos 10 segundos, a velocidad 7 y reservamos.
  3. Sin necesidad de lavar el vaso, echamos la piña en trozos y los plátanos  y trituramos durante 10 segundos, a velocidad 7. Retiramos del vaso y reservamos en otro bol.
  4. Sin lavar el vaso, echamos los huevos, el azúcar y el azúcar moreno. Programamos 2 minutos, a velocidad 2½.
  5. Añadimos el aceite, el extracto de vainilla, la piña triturada y el plátano. Programamos 1 minuto, a velocidad 3.
  6. Agregamos las nueces, la canela y el coco rallado. Programamos 30 segundos, a velocidad 3.
  7. Mezclamos y tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal y lo añadimos pero mezclarlo todo la espátula, mediante movimientos envolventes.
  8. Repartimos esta mezcla, de manera uniforme, entre los dos moldes.
  9. Horneamos durante 20 minutos, a 180º (o hasta que al pinchar con un palillo en el centro del bizcocho, éste salga limpio).
  10. Sacamos del horno, dejamos enfriar un poco, desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.
  11. Mientras batimos la mantequilla a temperatura ambiente hasta que esté muy cremosa y esponjosa, añadimos el azúcar glas y seguimos batiendo por lo menos 5 minutos, cuando tengamos la mezcla lista añadimos la mantequilla mientras batimos hasta obtener una crema suave, consistente y homogénea.
  12. Ahora solo queda poner una capa del bizocho, repartir la crema generosamente en el centro y untar bien por fuera para que quede bonita. 
  13. Decorar como mas te guste, por ejemplo solo canela y nueces, o como en este caso con unas flores comestibles.


Tarta de fresa. Fraisier.

Fresas de valsequillo
Una tarta típica  y muy habitual en Francia, pero que sin embargo, en Gran Canaria no me la han ofrecido en ningún dulcería, cafetería ni siquiera konditori donde toda la repostería internacional está presente. Desde la primera vez que la vi me quedé enamorada de ella, esas fresas y la capa de mazapán me atrajo poderosamente.
Fresas de Valsequillo
En esta ocasión la hice para la fiesta de la fresa del municipio de Valsequillo en  mi isla Gran Canaria, donde fui con otras dos compañeras bloggers de la isla, la campeona Irmina, del Zurrón de los Postres que se llevó un merecidísimo primer premio y Reyes de Recetas para enamorar,  donde pasamos una divertidisima mañana.
Me parecía la mejor opción, porque por dentro está cargadita de fresas enteras que luego cubre la deliciosa crema muselina y para darle un poquito mas de glamour, la decoré ademas de con fresas con unos pétalos de rosas rojas que pincelé con un poco de gelatina para realzar aún mas su precioso color.
Me parece una tarta deliciosa que al menos una vez en la vida debes hacer, o al menos probar.
Pido perdón por las fotografías porque no fui capaz de sacar una foto que mereciera la pena y reflejase lo bonita que es.

INGREDIENTES para un molde de 20 cm.
Para el almíbar:
  • 150 gr. de azúcar
  • 120 ml. de agua
  • 80 ml. de Marraskino o Kirsh
Para el bizcocho genovés:

  • 210 g de harina
  • 60 g de mantequilla
  • 6 huevos
  • 210 g de azúcar
  • Una pizca de sal
Para la crema pastelera:
  • 200 ml. de nata 
  • 150 ml. de leche
  • 1 vaina de vainilla
  • 4 yemas
  • 30 gr. de Maizena
  • 80 gr. de azúcar
  • 35 gr. de mantequilla
Para la crema de mantequilla:
  • 250 gr. de mantequilla muy blanda
  • 2 yemas
  • 2 huevos
  • 50 ml. de agua
  • 140 gr. de azúcar
Para el mazapán
  • 100 gr. de almendras crudas molidas
  • 100 gr. de azúcar glas
  • ½ clara de huevo
  • Colorante
  • 1 gota de esencia de almendras amargas (opcional, pero a mi me encanta) 
Resto de ingredientes
  • 1 kg. de fresas
  • Para decorar pétalos de rosas rojas
  • Gelatina (optativa)
PREPARACIÓN
  1. Empezamos con la crema pastelera.
  2. Ponemos en un caldero al fuego  la nata con la vainilla y la leche, de la que reservaremos dos cucharadas.
  3. En un bol colocamos la Maizena, el azúcar, las yemas y removemos  hasta que se disuelvan los grumos, añadimos la leche que hemos reservado y removemos.
  4. Vertemos sobre la mezcla de yemas,  la nata y la leche caliente, revolviendo para que no se cuaje. Mezclamos bien y volcamos en el calderito que ponemos de nuevo al fuego.
  5. Cocemos la preparación a fuego suave removiendo con unas varillas constantemente, hasta que espese.
  6. Retiramos y esperamos un momento a que enfríe un poco removiendo.
  7. Añadimos la mantequilla cortada en trocitos, removiendo hasta que se deshaga y se integre del todo.
  8. Volcamos en un bol y tapamos con un trozo de film transparente pegado a la superficie, para que no forme costra y dejamos enfriar por completo.
  9. Mientras hacemos el almíbar. En un cazo ponemos el azúcar, agua, el licor de cerezas. Cuando hierva lo retiramos del fuego y dejamos enfriar.
  10. Ahora nos metemos con el bizcocho genovés para la parte baja y alta de la tarta.Encender el horno a 180º.
  11. Un molde de 20cm. lo pincelamos o rociamos con mantequilla y mientras lo metemos en la nevera.
  12. Fundir la mantequilla en el microondas .
  13. Separamos las claras de las yemas .
  14. Ponemos las claras en el bol de la batidora y añadimos una pizca de sal y batimos hasta que empiecen a estar bien espumosas, en este momento añadimos el azúcar poco a poco y continuamos batiendo hasta que queden  a punto de nieve.
  15. Añadimos las yemas y mezclamos con suavidad. Cogemos dos cucharadas de esta mezcla y la añadimos a la mantequilla fundida, removiendo suavemente.
  16. Vertemos en el recipiente donde tenemos la preparación y mezclamos suavemente.
  17. Tamizamos la harina sobre la preparación y mezclamos con movimientos envolventes de abajo arriba hasta integrarla por completo.
  18. Vertemos en el molde y horneamos a 180º  hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.
  19. Una vez fuera del horno dejamos enfriar unos minutos antes de desmoldar para cortar mas tarde en dos capas.
  20. Para hacer la crema de mantequilla, en un cazo ponemos el agua, el azúcar y ponemos a hervir sin tocar para nada, ni remover, hasta que alcance los 120º.
  21. Mientras tanto ponemos las yemas y los huevos en el bol de la batidora y comenzamos a batir a velocidad alta hasta que espumen.
  22. Cuando el almíbar haya alcanzado la temperatura, retiramos del fuego y comenzamos a incorporarlo a hilo fino sobre la mezcla sin dejar de batir hasta que la mezcla enfríe.
  23. Cuando esté completamente fría vamos incorporando la mantequilla, lo haremos poco a poco,  sin dejar de batir, incorporaremos el siguiente trozo de mantequilla  cuando el anterior se haya integrado por completo.
  24. Una vez tengamos la crema, incorporamos la crema pastelera a cucharadas poco a poco.
  25. Ojo, importante, ambas cremas tienen que estar a la misma temperatura, de lo contrario se puede estropear. Yo las dejé un par de horas a temperatura ambiente para garantizarme los resultados.
  26. Una vez la tengamos lista, bien mezcladas y por fin sea una autentica crema muselina, la ponemos en una manga pastelera a la que haremos un corte en la punta, y apartaremos mientras preparamos el mazapán.
  27. Para hacer el mazapán, ponemos  todos los ingredientes  juntos y mezclamos hasta obtener una pasta que no se nos pegue
  28. Si vemos que queda muy pegajosa añadimos más almendra y azúcar en partes iguales.
  29. Cuando la tengamos lista añadimos unas gotas de colorante y si nos gusta con sabor mas intenso a almendra amarga, una gota de esencia de almendra.
  30. Hacemos una bola y ponemos sobre una hoja de papel vegetal, cubrimos con otra y extendemos con un rodillo dejándola del diámetro aproximado de nuestra tarta.
  31. Reservamos hasta que vayamos a montar la tarta.
  32. Montaje de la tarta. Lavamos las fresas dejándoles las hojas para evitar que les entre agua en el interior y secamos con papel de cocina.
  33. Cortamos algunas por la mitad y el resto las dejamos enteras, procurando cortarlas del mismo tamaño.
  34. Cortamos el bizcocho por la mitad.
  35. Cogemos un aro de 20 cm que forramos con acetato o con papel vegetal.
  36. Colocamos uno de los discos de bizcocho que recortaremos un poco mas pequeño de 20, mas bien de unos 18 cm. y colocamos en el interior  bien centrado como base y pincelamos con parte del almíbar hasta que quede empapado.
  37. Ponemos por los bordes toda una fila de fresas cortada a la mitad a lo largo, con la punta hacia arriba bien pegadas unas con otras.
  38. Cuando hayamos finalizado ponemos un poco de crema entre los huecos, con una cuchara presionando bien para que al desmoldar la tarta nos quede bien.
  39. Vamos poniendo el resto de fresas en el interior, también con las puntas hacia arriba y cubrimos con crema,  para que se cuele por todos los huecos, procuraremos que nos quede algo de crema para terminar la decoración de la tarta.
  40. Alisamos la superficie y ponemos el otro disco de bizcocho encima presionando un poco, para que la crema se reparta bien. Bañamos con almíbar ayudándonos de un pincel y procuramos que quede bien empapado.
  41. Tapamos con film transparente y dejamos en el frigorífico durante unas 8 horas para que se compacte.
  42. Cuando haya transcurrido el tiempo sacamos la tarta del frigorífico, con cuidado la sacamos del molde y retiramos el papel vegetal del borde.
  43. Extendemos una fina capa de crema de mantequilla por encima
  44. Cogemos el disco de pasta de almendra y lo cortamos con el mismo aro  que hemos utilizado para cortar los discos de bizcocho.
  45. Con cuidado lo ponemos sobre la tarta centrándolo bien.
  46. Para finalizar adornamos con  fresas y pétalos de rosas rojas que en este caso hemos pasado por un poco de gelatina para darle brillo.
Tarta de fresas

Inspirada en la receta extraídas del libro ” Larousse Postres” de Pierre Hermè.

Flor Pensamientos


Espectacular explosión de colores; púrpura, blanco, amarillo rojo, violeta e incluso rojas intensas. Aterciopelada flor.

  • En la cocina, tiene un sabor a hierva ligeramente dulce. Utilizarlos como guarnición, en ensaladas de frutas, ensalada verde, postres o en sopas. Son perfectas para glasearlas ya que cristalizan con azúcar estupendamente, así que ideales para decorar  en repostería. También pueden incluirse en ensaladas siempre, retirando bien todo lo verde de la base.Tienen un sabor parecido a la lechuga y se utilizan principalmente para decorar todo tipo de   tartas, galletas o postres cremosos. Así como cocteles, ponches, o bebidas.
  • En el huerto, aportarán color a tu jardín y son muy sencillas de cultivar. Florecen dos veces al año y viven solo dos años. Perfectas para parterres y macetas, porque puedes tenerlas con flores casi todo el año, sin apenas cuidados. Solo necesitaras regarlas una vez a la semana y les encanta el sol y sombra.  ¡Ya sabes, esta es una de las macetas indispensable en tu patio o ventana! dará color a todos tus platos
Nuestras ideas;



Postre de maraucuyá, plátano y lichi

Edible flowers

Eton Mess o  Pavlova, la verdad es que son dos versiones de un mismo postre, uno Inglés y el otro francés. En ambos los ingredientes son los mismos, pero mientras en el Eton el merengue está troceado, en la Pavlova está entero, el resto igual, merengue, crema a base de nata y fruta fresca.
Es un postre que apenas te llevará 20 minutos prepararlo y te garantizas que a todos les guste. Si quieres bajar un poco las calorías puedes aligerarlo sustituyendo el queso crema por yogurt griego, por ejemplo, pero ten en cuenta que pierde un poco de consistencia.
La combinación de sabores te va a gustar, dulce merengue, acido maracuyá, consistente y de nuevo dulce plátano, y otra vez el exótico lichi.
Es importante que los plátanos estén en su punto, maduro pero entero, cremoso, pero en perfecto estado.
En esta ocasión la flor comestible es simplemente decorativa. Usé pensamientos, pero puedes poner la que mas te guste, siempre garantizándote que esté fresca y que se haya cultivado sin pesticidas ni herbicidas. Así que mi recomendación es que poco a poco vayas haciéndote con tus propias macetas con flores comestibles.

INGREDIENTES PARA 8 PERSONAS
  • 500 gr. de nata para montar
  • 100 gr. de queso crema
  • 4  o 5 cucharadas de puré de maracuyá
  • 4 plátanos maduros pero enteros
  • 8 merengues secos (suspiros)
  • 1 lata de lichis
  • 8 flores de pensamientos 
PREPARACIÓN
  1. Montar la nata hasta que esté firme.
  2. Añadir a la nata el queso y las cucharadas de puré de maracuyá
  3. Preparamos los recipientes donde los vamos a servir, y rompemos groseramente en el fondo de cada uno de ellos un merengue o suspiros.
  4. Ponemos encima la crema de maracuyá, medio plátano a rodajas y los lichis.
  5. Decoramos con una flor de pensamiento.
  6. Meter en la nevera hasta el momento de servir.
Puedes preparar con antelación la nata de maracuyá, pero no monten los postres con mas de 3 horas de antelación, pues el merengue se ablanda.
Maracuyá, plátano lichis


Muerte por chocolate. Queque de chocolate y calabacín

Muerte por chocolate¡Hay quién piensa que la verdura es sinónimo de comida aburrida y con poco sabor! Con esta receta te demuestro la compatibilidad entre las hortalizas y el adictivo chocolate. Una combinación perfecta porque le aporta la humedad que todo bizcocho necesita.
Si te fijas no lleva ni leche, ni yogurt, nada de liquido, solo unos dos  o tres calabacines que recién había cosechados minutos antes de preparar la receta. Yo uso en repostería calabacín pequeño, porque no tiene prácticamente semillas y sin embargo tiene mucha parte verde que queda mas bonito al partir nuestro queque o bizcocho.
Esta receta usa como medida cup o tazas, porque está traducida de una web anglosajona y aunque hice propósito de pesar las cosas para darla en gramos, a la hora de la verdad me olvidé. Así que utilicé esas medidas, que por cierto, la taza nunca es colmada, sino que pasamos un cuchillo por encima para que quede completamente rasa.
El chocolate en polvo, es solo eso chocolate, no vale polvos tipo Nesquick ni Colacao ni nada parecido porque contienen un montón de cosas además del cacao. Lo comento porque no es la primera vez que una compañera me dice que no le sale una receta y luego estaba usando Cola Cao para hacer unas galletas por ejemplo.
Si aún te estas pensado hacerla, te digo que ánimo, que es sencilla, que llevas una buena ración de verduras y que está buenísima, eso si, cuida la calidad del chocolate porque es la clave del éxito.

INGREDIENTES
  • 1 y 1/4 tazas de harina
  • 1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 taza de azúcar
  • 1 huevo grande, más 1 yema de huevo
  • 1/2 taza de mantequilla, derretida y enfriada
  • extracto de vainilla 1 cucharadita
  • 2 tazas de calabacín rallado
  • 2/3 taza de chocolate picado o gotas de chocolate 
Para la cobertura
  • 120 gr. de nata liquida
  • 120 de chocolate negro 
PREPARACIÓN
  1. Encender el horno a 180 ° C
  2. Untar el monde en mantequilla y meter en la nevera mientras preparamos el resto.
  3. Tamizar juntos el harina, cacao, bicarbonato, sal y canela. Dejar de lado.
  4. Rallar el calabacín. Yo usé la thermomix a velocidad 4, pero con el rallador es suficiente.
  5. Picar el chocolate si lo que tienes es tableta, como fue mi caso, que lo corté a cuchillo.
  6. Batir el azúcar y los huevos  hasta que se vuelvan pálidos y esponjosos. Añadir la mantequilla y vainilla.
  7. Ahora incorporamos el calabacín. 
  8. Sin usar batidora sino con una espátula vamos añadiendo la mezcla de los ingredientes secos, en tres veces. No incorporamos mas, hasta ver que esta perfectamente integrado el tercio anterior. No sobre batir, solo mezclar envolviendo. 
  9. Por último añadimos el chocolate y mezclamos.
  10. Sacamos el molde de la nevera y vertemos la masa.
  11. 50 minutos aproximadamente, y como siempre probar antes de sacar pinchando con un palillo en el centro de la mezcla y comprobar que sale limpio.
  12. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla antes de ponerle el glaseado por encima. Si no está frío del todo se desparramará y se hará un medio desastre.
  13. Para hacer el  glaseado, simplemente calentamos al fuego la nata y una vez apartada del fuego le añadimos el chocolate.
  14. Dejamos reposar unos minutos y removemos hasta que esté suave y cremosa.
  15. Dejar enfriar y una vez los dos fríos, lo verter por encima.
Flores comestibles

Receta adaptada de Delish