Otros Post

Muffins de Kale, plátano y manzana

No tenía ni la menor idea de lo que era el kale hasta que una de esas tardes que voy a comprar plantones para el huerto, me pregunta el señor ¿No se lleva kale, no lo conoce? tiene los niveles mas altos de nutrientes que cualquier verdura, mas hierro que la carne, mas calcio que la leche de vaca y además rico en antioxidantes, fibra Ácido fólico Proteína Hierro, magnesio, fósforo, calcio, potasio, cobre y manganeso Tiamina y riboflavina Vitamina A, vitamina C, vitamina K y vitamina B6.
¿Como no me iba a tener plantada esa maravilla a casa? Me llevé unos pocos plantones para probar, y resultó que se dan de estupendamente, crecen deprisa, con poca agua  y no tiene un sabor muy pronunciado,  sabe desde luego a verdura, así que decidí buscar como incluirlo en el desayuno, pero como soy bastante antipática para tomar batidos, solo podía incluirlo en algún tipo de bollito. De ese modo nace este muffin.
Además como no sabía como sería el sabor le añadí, plátano, manzana y limón rallado. No azúcar, pero si le puse jarabe de arce.
Sinceramente, no es el sabor de la gran maravilla de la galaxia, es un bollito suavecito, pero está muy bueno y sabiendo que lo que como tiene tantas propiedades está aún mas rico. Húmedo por tanta fruta y verdura,  pudiendo conservarlo igual de tierno en una lata durante unos pocos días.
Desde luego que los voy a seguir haciendo, porque me parece un lujo al alcance de mi mano.

INGREDIENTES PARA 12 MUFFINS
  • 1 huevo
  • 150 gr. de kale sin rabos y cruda
  • 1 plátano maduro
  • 70 ml. de jarabe de arce
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 manzana pelada y sin cáscara
  • ralladura de un limón
  • 150 gr. de harina
  • polvo de hornear 1 cucharadita
  • 1/2 de cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal
  • La decoración son unos tagetes, flores comestibles que tengo plantados a su lado.
INSTRUCCIONES
  1. Precalentar el horno a 170.
  2. Preparar el molde para magdalenas. Yo le puse cápsulas de papel, pero no son indispensables si los pincelas con mantequilla o aceite.
  3. Mezclar en la batidora, el huevo, el kale, la ralladura de limón,  el jarabe de arce, el aceite, el plátano y la manzana.
  4. Aparte tamizamos los ingredientes secos, harina, bicarbonato y sal.
  5. Incorporar los secos a los líquidos y mezclar con cuidado en sentido envolvente hasta que esté bien homogénea la masa.
  6. Repartir en los moldes. Y al horno unos 25 a 30 minutos
Los Tagetes son esas flores que ves al lado, son comestibles y ayuda a mantener a raya las plagas.


Magadalenas francesas con lavanda

magdalenas francesas con lavanda
Hay quién diferencia las magdalenas de las madeleine. Las primeras son las grandes que usamos normalmente en España y las segundas son chiquititas con forma de concha y las usan los franceses. Pero la realidad es que son exactamente lo mismo, dos versiones de una misma realidad.
Para desayunar una magdalenita casera con el café es  todo un lujo, al alcance de todos porque es una receta muy sencilla. Lo que pasa es que para el blog o para una meriendita de amigas, o un regalito a una hija con gripe, le doy mas color, las pongo en un molde mas bonito, les añado lavanda, les hago un glaseado...en resumen las visto de gala, pero en plan sencillas son exactamente igual de ricas.
Para engrasar el molde utilizamos un poco de mantequilla o aceite que extenderemos con mucho cuidado por todas las ranuras de este molde. Si usas cápsulas normales de magdalenas no tienes porqué tener tanta complicación.
Si tienes Thermomix la cosa es coser y cantar y si no, es lo mismo pero con un poco mas de "brazo" para batir todo mucho de modo que coja mucho aire la masa.

INGREDIENTES para 24 magdalenas chiquititas, si son normales te saldrán 12
  • 125 gr. de azúcar;
  • 2 huevos tamaño “L”;
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 2 cucharadas soperas de leche.
  • 150 gr. de harina tamizada.
  • 1 cucharadita de polvos de hornear
  • 1 cucharadita de flores de lavanda (opcional)
  • 1 naranja, flores de lavanda  y azúcar glas si quieres glasearlas (opcional)
PREPARACIÓN:
  1. Precalentamos el horno a 200º
  2. Ponemos en el vaso del Thermomix el azúcar, los huevos y la mantequilla. Programamos 5 minutos, 37º, velocidad 3.
  3. Vertemos la leche y sin temperatura programamos 5 segundos, velocidad 3.
  4. Añadimos la harina tamizada y la levadura y mezclamos 15 segundos, velocidad 5.
  5. Engrasamos los moldes y los vamos rellenando con una cuchara las vamos llenando, dejando unos milímetros sin llegar al borde.
  6. Bajamos  el horno a 180 y en 12 minutos mas o menos los tienes hechos.
  7. No olvides pinchar con un palillo o pincho de repostería para comprobar que están cocidos por dentro.
  8. Sacamos del horno y dejamos enfriar un poco.
  9. Desmoldamos y una vez frías espolvoreamos con azúcar glas o si las quieres vestir de gala preparas el glaseado.
  10. El glaseado se hace poniendo un chorrito pequeño de zumo de naranja y añadir azúcar glas hasta que se forme como una cremita, donde bañaremos una de las capas de la magdalena.
  11. Una florecita por encima para terminar de decorar.
magdalenas con lavanda



No todas las flores son comestibles

¿Te gusta la flor de la foto? Una brujita, es bonita ¿verdad? Pero seguro que no te la comerías ¿a que no?. Lo primero, porque nuestros ojos nos dice que plantas puedes ser suaves y agradables a nuestro paladar y cuales serían imposibles o difíciles de masticar y digerir. Igual que no nos comeríamos una flor con púas, ni con aspecto seco y pajudo, ni aquellas que al cortarla suelta una sabia pegajosa como sucede con las flores de pascua por ejemplo, por muy bonitas que sean, nuestro sentido de la vista hace la primera criba  y nos protege cuando elegimos comer flores.
La segunda la tiene que hacer a la fuerza, el conocimiento, porque detrás de flores preciosas como las adelfas, los narcisos, la flor de pascua o las hortensias hay un potente veneno capaz de darnos un buen susto y llevarnos directamente al hospital. Así que no está de mas informarnos antes de comerlas.
Mientras no sepamos claramente que una flor no es comestible, mejor dejarla decorando el jardín, aunque tengo que confesar que de niña me metía en la boca cualquier flor que me atrajese su color y su aspecto. Me he comido sin ningún miedo casi todas las que caían en mi mano. Primero probaba una mordidita chica y si picaba o era asquerosa no seguía, pero si estaba buena o no sabía a nada me las zampaba tranquilamente. Debía tener un ángel de la guarda que hacía horas extras. Pero ¿Quién no ha comido el tallo de la flor del trébol? ¿Y la madreselva, no has tirado nunca del tallo y obtenido una sabia muy dulce que era deliciosa? Y los pétalos de los geranios y los claveles, rosas….bueno, creo que estoy viva de puro milagro.
De todos modos te aseguro que al menos las que veas en este blog, figuran en todos los libros y publicaciones importantes sobre flores comestibles, además me las he comido yo primero y se las hice comer como mínimo a un par de miembros de mi familia. Asegúrate que es la misma, hay flores que se parecen mucho entre ellas.
Pero por si las moscas y si quieres tener un poco mas de información   clickea en este enlace te dejo del Boletín Oficial del Estado que establece la lista de plantas cuya venta al público queda prohibida o restringida por razón de su toxicidad.
¡La prudencia, lo primero!


Tarta de queso y cerezas, con pétalos de geránio.

Flores comestibles

¡Te va a encantar! porque lo tiene todo, es fácil de hacer, no lleva horno, es fresca, bonita y tiene un sabor intenso a cerezas. Te la recomiendo.
Cuando vi entre los ingredientes lo de la cerveza estuve a punto de no hacerla, pero una vez abrí la botella y vi el intenso olor a cerezas que tiene esta cerveza, no me pude resistir a hacerla. No sabe a alcohol, solo un delicioso sabor a la fruta.
Opté en la decoración por unos geranios comestibles, los conocidos como Malvarrosa (Pelargonium capitatum) pero es solo un capricho de los míos, tu puedes decorarla como mas te guste.
Flores comestibles
Ingredientes para un molde de 22 cm. 12 porciones abundantes.
  • 200 gr. de galletas digestive
  • 100 gr . mantequilla sin sal
  • 400 gr. cerezas deshuesadas en almíbar de bote
  • 6 hojas de gelatina
  • 150 ml. de cerveza de cerezas (kriek beer) 
  • 500 gr. queso mascarpone
  • 200 ml  nata
  • 160 gr. azúcar glas
Flores comestibles

PREPARACIÓN

  1. Deshacemos las galletas y mezclamos con la mantequilla que habremos fundido en el microondas.
  2. Ponemos la masa de galleta en el fondo del molde y vamos presionando con las manos o con un vaso para dejar bien apretada y compacta la base.
  3. Metemos en la nevera mientras preparamos el relleno.
  4. Escurrimos las cerezas en almíbar, reservando el almíbar.
  5. Cortamos en trocitos las cerezas.
  6. Ponemos la hojas de  gelatina en agua fría para que se hidrate.
  7. Del almíbar cogemos 150 gr. y lo calentamos en un calderito al fuego hasta que esté muy caliente, pero que no llegue a hervir.
  8. Añadimos la gelatina escurrida y removemos hasta que se disuelva
  9. Ahora incorporamos la cerveza. Apartamos.
  10. Montamos la nata con el azúcar glas.
  11. Batimos ligeramente el queso mascarpone hasta lograr una crema y lo incorporamos a la nata con el azúcar.
  12. Incorporamos la mezcla de la gelatina, que ya deberá estar fría y mezclamos bien pero sin batir solo envolviendo para que no se baje mucho la nata.
  13. Agregamos por último las cerezas mezclamos de nuevo suavemente para que se repartan uniformemente.
  14. Sacamos el molde de la nevera y vertemos este relleno sobre las galletas.
  15. A la nevera, mejor toda la noche, pero si no podemos al menos 6 horas.
  16. Desmoldamos y decoramos como mas nos guste yo utilicé unos pétalos de geranio malvarrosa.
Con cerveza de cerezas y flores comestibles
Inspirada en la receta del blog de Bavette con algunas alteraciones en las cantidades.


El geranio como flor comestibles

Pétalos de geránio
Pelargonium  conocido como geranio. La flor mas común en los jardines de toda España. De multitud de colores, que alegran cualquier balcón o ventana. Otra especie de las que yo considero fácil de cultivar y tener en tu pequeño balcón o terraza junto al resto de tus macetas de flores comestibles.
Se puede comer tanto las flores como las hojas, aunque sinceramente a mi solo me entra por la boca los pétalos de las flores que desde niña me las comía sin ningún temor y me encantaba ver como cada una tenía un sabor diferente. 
Suelen ser afrutados, dicen los entendidos que a manzana, avellana, pimienta o rosa, yo no sería capaz de decir a que saben.
Cada variedad te aportan diferentes fragancias a las tartas por ejemplo la Pelargoniumgraveolens (rosa), Pelargonium crispum (limón), Pelargonium odoratissimum (manzana), y Pelargonium tomentosum (menta). Se deben utilizar siempre las flores recién recolectadas, ya que pierden rápidamente su aroma.
Las flores de geranio se utilizan para platos salados, tanto como en los dulces y pasteles como para platos de pescado.
Perfectos para decorar ensaladas, decorar postres, cristalizarlos con azúcar o alegrar las ensaladas.
Recuerda quitar siempre los estambres y todo lo verde, comiendo solo sus suaves pétalos de color.
Hay un listado interminable de las diferentes especies de geranios y sus sabores que puedes consultar aquí.
Nuestras recetas con pétalos de geránios las iremos incorporando enlazadas en este mismo post.
Geranio es comestible

Dulce árabe. Briouat

Con flores comestibles, azahar

No se trata de una receta sencilla. pero merece la pena un poquito de paciencia. La vi en el programa de televisión Cocina marroquí,  de Najat Kaanache y me encantó.
La verdad es que tenía un compromiso mi hermana y me pidió si le preparaba algo para llevar a un grupo grande. Opté por  hacer unos dulcitos árabes que son un acierto seguro, gusta a todo el mundo y no tienes que andar con platos ni cubiertos, con los dedos basta.

INGREDIENTES
  • 250 gr. almendras molidas
  • 100 gr. azúcar glas
  • 1 cucharadita de canela
  • 40 gr. mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de agua de azahar (puede ser agua de rosas, pero yo prefiero el azahar)
  • 10 hojas de pasta filo
  • 100 gr de mantequilla fundida para pincelar la pasta.
  • Miel para bañarlos, a la que añadiremos una cucharada de agua de azahar.
  • Sésamo tostado para decorar.
PREPARACIÓN
  1. En una vasija ponemos la almendra molida, el azúcar glass, la canela,  la mantequilla, dos cucharadas del agua de azahar y mezclamos todo bien con las manos. 
  2. Nos untamos las manos con mantequilla y empezamos a hacer pequeños moñitos o bolitas del mismo tamaño hasta terminar el total de la masa. 
  3. Cortamos tiras de masa filo de unos 6 cm de ancho.
  4. PincelaMos  cada tira con mantequilla derretida, y ponemos un pegotito de masa al empezar a envolver haciendo triángulos con la tira completa. Cuidando que quede bien cerrado.
  5. Encendemos el horno a 180º
  6. Mientras se calienta vamos haciendo todos nuestros triangulitos y los colocamos en una bandeja del horno que habremos cubierto con papel de horno.
  7. Unos 15 minutos mas o menos necesitarán para dorarse.
  8. Mientras vamos calentando la miel al fuego con la cucharada de agua de azahar.
  9. En cuanto los sacamos del horno los vamos metiendo en el baño de miel. Solo entrar y salir, para luego ponerlos a escurrir en un escurridor.
  10. Una vez han soltado la miel sobrante los ponemos en la fuente donde los vamos a presentar y espolvoreamos con sésamo tostado.
  11. Se conservan varios días en un recipiente hermético
Con flores comestibles. Azahar

Tarta de frutos rojos y nata. Decorada con flores de cilantro.

flores comestibles
Volver a las tartas tradicionales, sencillas de hacer, las originales, una tarta sin cobertura de ninguna clase, al mas puro estilo de esas inglesas, que se preparaban a la hora del te.
Ahora las llaman Naked Cake, que traducido es algo así como tarta desnuda. Es el sabor tradicional de un bizochito muy ligero, un genovés sin grasa de ningún tipo, una nata fresca montada y muchos frutos rojos, una capa abundante de todos ellos encima de cada capa de crema.
Así de sencillo, pero con algunos detalles importantes para darle un sabor mas delicado y sofisticado como fue; añadir vainilla a la crema, una pequeña parte de queso mascarpone para que tomara mas consistencia junto con unas hojas de gelatina y otro poco de gelatina roja por encima para que no saliesen rodando las frutitas cada vez que moviese la tarta.
En esta ocasión quise hacerla muy alta, la partiríamos en casa y por tanto no temía al movimiento de desplazarla, así que usé tres capas, haciendo cada capa individualmente, pero puedes hacer el doble de masa, o el triple y luego cortar. Eso si, para cortar deja reposar el bizcocho al menos unas horas porque es muy suave y frágil y se te rompería.
Mi truco para tantas capas es hacer cada una individualmente y si no tienes suficientes moldes, usar esos desechables de aluminio albal que encuentras en cualquier supermercado, y que ademas tienen el tamaño perfecto.
El reposo del bizcocho es indispensable por lo esponjosito y ligero que es, yo suelo hacerlo por la tarde, guardarlo en una lata  y luego en la nevera, durante toda la noche y usarlo al día siguiente. En esta ocasión entre capa y capa le puse papel vegetal para que no se pegara. Ojo, que estén bien fríos antes de meter en la nevera.
La decoración floral son unas sencillas florecitas de cilantro.
Por cierto tuve la suerte de estar compartiendo esta tarta con un grupo de bloggers de Gran Canaria y muchas de las fotos las  hicieron Debora  e Irmina a las que agradezco el detalle en el alma.Naked cake

INGREDIENTES para una tarta de 20 cm de diámetro
Para cada capa que quieras hacer (yo puse 3 capas y quedó de 15 cm de alto)

Para cada bizcocho
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de agua
  • 75 gr. de azúcar
  • 1 pizca de vainilla en pasta o un sobrecito de azúcar avainillada
  • 100gr de harina
  • 1 cucharadita rasa de levadura en polvo.
Para la crema de nata (para las tres capas de tarta, reduce si haces menos)
  • 600 ml de nata para montar mínimo 35% de materia grasa
  • 150 gr de mascarpone
  • 3 cucharadas soperas colmadas de azúcar
  • 1 cucharadita pequeña de vainilla
  • 4 hojas de gelatina
Frutas rojas frescas, las que mas te gusten, yo puse de todas, moras, grosellas, arándanos, cerezas.

PREPARACIÓN
  1. Untar con mantequilla o margarina un molde desmontable.
  2. Encender el horno a 180º
  3. En un vaso con agua fría ponemos las hojas de gelatina a ablandar.
  4. Poner los huevos con la cucharada de agua y el azúcar y batir con las varillas  hasta que tengamos una mezcla muy esponjosa, haya triplicado su tamaño y cambiado a un color mas blanquito. Si tienes una batidora eléctrica mejor.
  5. Ahora tamiza la harina con la levadura e incorpóraselo a la masa anterior sin batir, con una espátula y haciendo un movimiento envolvente para no bajar la masa.
  6. Verter en el molde y al horno al menos unos 20 o 25 minutos, pinchando la masa antes de sacar para ver si está bien cocido.
  7. Sacar del horno dejar enfriar un par de minutos en el mismo molde y luego desmoldar y poner a enfriar en una rejilla.
  8. Con mucho cuidadito porque son muy frágiles.
  9. De la nata apartamos un par de cucharadas y el resto la batimos para montar con las cucharadas de azúcar.
  10. Antes que esté montada del todo, calentamos las dos cucharadas de nata que tenemos apartadas en el microondas y le añadimos las hojas de gelatina bien escurridas y removemos hasta que desaparezcan.
  11. Esperamos removiendo hasta que enfríe  y cuando esté casi a punto de montar la nata añadimos la vainilla,  el queso mascarpone y la nata liquida donde hemos disuelto la gelatina.
  12. Mezclar bien, pero cuidado con no pasarte no sea que hagas mantequilla en lugar de nata montada.
  13. Ahora solo queda poner una capa de bizcocho, otra de crema, encima abundante fruta fresca, y repetir, tantas veces como capas hayas decidido poner en tu tarta.
  14. Para terminar decora con fruta abundante y en este caso florecitas de cilantro.
Tarta de nata con frutos rojos y flores comestibles